08 febrero 2010

Alguna responsabilidad tendrá. Digo yo.

Para qué leches quiere un partido político acceder al poder, si luego se pasa toda la legislatura –o más- atribuyendo las cosas que no funcionan a la herencia que dejó el gobierno que le precedió. Que, naturalmente, es del signo contrario.

La solución sería tan sencilla como inverosímil: que no se presenten a las elecciones. Si la nación, la autonomía o la ciudad fueron pésimamente gestionadas, nada tan sencillo como dejar que esa formación que tan mal gobernó salga solita de su propio atolladero. Absurdo, sí. Pero no mucho menos que estar escuchando año tras año la cantinela del legado recibido.

Leo en el blog El Carrer Major un artículo sorprendente a la par que reconfortante. Me explico: Arturo García evidencia que estar adscrito a tales o cuales siglas políticas no obliga a abdicar de la capacidad crítica individual, aun cuando ésta se dirija contra el propio partido. Era algo difícil de creer, pero a lo que se ve, todavía posible.

Creo, y si no que me corrija, que Arturo está claramente vinculado al PP de Torrent. Incluso como afiliado. Sin embargo, en el post referido no le duelen prendas señalar la incongruencia de los populares en el debate sobre los residuos nucleares. Es sólo un ejemplo de cómo se puede simpatizar o militar en una formación y, simultáneamente, mostrar un desacuerdo con determinadas posturas.

De todas formas no voy a ilusionarme demasiado. Basta con repasar la mayoría de blogs, especialmente los políticos, para comprobar que el partido y su líder han ocupado holgadamente un espacio muy similar al antes reservado a la religión. La devoción y el abrazo incondicional a unas siglas podrían competir sin desdoro con la fe del más sectario adepto del credo más ultraconservador.

La culpa siempre es del otro. Por ejemplo, en materia de desempleo. Leyendo algunos blogs queda la impresión de que es el gobierno central el que está empeñado en generar empleo, mientras que es Camps en la Comunitat y Catalá en la alcaldía de Torrent los que lo impiden.

Vale. Vamos a dar esa hipótesis como cierta. La conclusión provisional, al hilo de esas opiniones, sería que el PP, con su política, dificulta la creación de puestos de trabajo en la autonomía y en la ciudad.

Ahora demos un garbeo por otras zonas de España. Para poder cotejar con lo que acontece en las autonomías del PP, fijémonos en regiones gestionadas por el partido socialista: Ahí están los últimos estudios sobre el paro de Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura (históricos feudos del PSOE que jamás han estado gobernados por la derecha) y Asturias Baleares o Aragón. En todas ellas –igual que en las presididas por gobiernos populares- el paro se ha incrementado de forma notable o espectacular, según qué región. Allí, que se sepa, no gobierna Camps en la región, ni está Catalá en la alcaldía. Ni siquiera manda la “derecha”.

Por supuesto que los gobiernos locales o autonómicos, sean del signo que sean, deben de fomentar el empleo. Pero da un poco de rubor leer algunos artículos en la red en los que parece que la culpa del paro sea exclusivamente de la alcaldesa en Torrent y del PP en la Comunitat. Va a hacer ya seis años que llegó Zapatero al poder nacional. Es verdad que se ha encontrado con una crisis (que por cierto reconoció cuando ya el agua le estaba entrando por la boca), pero pienso que algo de responsabilidad tendrá de la situación en que se encuentra el mercado laboral en España. Vamos, digo yo.

3 comentarios:

www.elcarrermajor.com dijo...

Me alegra que te haya gustado el artículo, josé Luis.

Anónimo dijo...

¿Después de 30 años aún no sabes que las competencias en materia de empleo están transferidas y que casi todas las acciones posibles en materia de empleo son competencia exclusiva legal de la Generalitat Valenciana? Uno puede pensar en el Gobierno que la formación es vital para generar empleo. Pero si la autonomía de turno no pone los fondos para los cursos, sino que recorte en tiemposa de crisis, no sirve de nada. Comparas con otras comunidades pero no das los datos, obviamente porque los de la Comunidad Valenciana sin superiores. En lo único que te doy la razón es en lo de los ayuntamientos. Ellos ni son responsables ni tienen herramientas para ello.

José L. Arnal dijo...

Estimado anónimo, gracias por contestar a este post, escrito hace tantos meses. Es posible que yo, después de 30 años, no me haya enterado de nada y resulta que el Gobierno central no tiene nada que ver con la creación de puesto de trabajo. Tarugo que es uno, ya ves. Quizá es que cuando lo escribí me dejé llevar por el lema electoral del PSOE de 2008 que era, si mal no recuerdo, “Por el pleno empleo”. Te pregunto entonces, informado anónimo, ¿a santo de qué todo un Partido Socialista nacional usa como slogan para la campaña de unas elecciones generales (ojo, no autonómicas) la creación de puestos de trabajo si no le corresponde a él generarlos? (Por cierto, después de ver los resultados, ese lema es un insulto a la inteligencia). ¿Es qué tampoco se han enterado después de 30 años? Debe ser eso.